Ella es quién se ve más perjudicada...

Ella es quién se ve más perjudicada...

Viendo hoy la columna de Víctor Hugo Morales en Canchallena, comencé a reflexionar acerca de nuestro torneo doméstico. Si bien es cierto que es uno de los más apasionantes, también es cierto decir que la pasión es algo subjetivo ya que no todos se sienten atraídos por lo mismo.

En un frío análisis de nuestro campeonato, dejando de lado las subjetivas pasiones, llegamos a la conclusión de que aquello que hace tan “apasionante” al mismo no es otra cosa que la irregularidad en la cual se encuentran inmersos los equipos argentinos, como se puede observar en la tabla de clasificaciones.

En base a los números notamos que tan solo 5 unidades separan al primero, San Lorenzo, del décimo, Boca Juniors. Esta pequeña diferencia matemática es el punto principal en el cual se basan, periodistas e hinchas, para justificar la “competividad” y la “emoción” que caracterizan a nuestro fútbol. El verdadero problema radica en que el nivel de los equipos se ha emparejado, aunque hacia abajo. Ya no es común, como en otros años, ver siempre punteros a River y Boca,  todo se ha vuelto equitativo pero a costa de perder nivel de juego.

Otro factor que contribuye a esto es el hecho de que nuestra temporada futbolística se encuentre, a diferencia de las principales ligas del mundo, “dividida” en dos campeonatos: Apertura y Clausura. Si bien puede llegar a justificarse esta idea en base a que así se logra una mayor competividad, esto es algo que no me cierra y me parece, personalmente, más bien un negocio para empresarios que una contribución para aumentar la calidad de de nuestro torneo.

¿Cuánto faltará para ver una mejoría en el juego? Quizás cuando la sociedad comprenda al fútbol como un deporte o, simplemrnte un juego, y no como una cuestión de vida o muerte o un negocio redondo como la tan castigada número 5. Quizás en ese momento acaben las presiones y comencemos a disfrutar de un verdadero espectáculo. Parece una utopía pero… La esperenza es lo último que se pierde, ¿no?

Volviendo al tema nos preguntamos: ¿Es el campeonato más apasionante del mundo? La respuesta es sí, pero por las razones equivocadas.

... y él, el mayor beneficiado. Es momento de una restructuración en nuestro fútbol...

... y él, el mayor beneficiado. Es momento de una reestructuración en nuestro fútbol...

Anuncios

¿Qué pasa Boca?

3 junio 2009

¿Todo tiempo pasado fue mejor? Para Boca parece que si...

¿Todo tiempo pasado fue mejor? Para Boca parece que si...

Boca Juniors se encuentra en crisis desde la eliminación sufrida en la Copa Libertadores a manos de Defensor Sporting de Uruguay, a raíz de esto, florecieron nuevamente los problemas en el plantel, entre dirigentes y hasta con el flamante nuevo manager: Carlos Bianchi.

Que los clubes grandes en Argentina sufren problemas de diversa índole no es novedad, simplemente basta con observar la tabla de posiciones para comprender la difícil situación que atraviesan. Boca, que en otros tiempos parecía exento a ello, hoy es uno más que pasa a formar parte de este grupo.

La eliminación de la Copa a manos de Defensor fue el detonante de esta situación aunque ello no quiere decir que fue el único motivo que haya desencadenado este problema. Para comprender la crisis hay que remontarse hasta aquellas declaraciones de Julio César Cáceres (en la previa del Superclásico) las cuales provocaron el enojo de Riquelme y de parte de la dirigencia. Se sabe que los triunfos tapan los problemas y el conjunto Xeneize se consagró campeón de aquel torneo por lo cual los conflictos quedaron, temporalmente, en el olvido. Como vigente campeón del fútbol argentino Boca se preparaba para encarar el actual semestre con la Libertadores como principal objetivo, pero los problemas aparecieron nuevamente:

  • Un rendimiento que provocaba más dudas que certezas en cuanto al verdadero nivel de juego del equipo tanto en el plano local como internacional.
  • Las diferencias entre los dos máximos referentes Xeneizes (Palermo y Riquelme) volvieron a aparecer como en aquel lejano año 2000 donde Boca se consagró campeón intercontinental.
  • La no contratación de refuerzos.
  • La llegada de Carlos Bianchi (no porque él fuera el problema) sino porque su figura irremediablemente y aunque el no hiciera nada por ello, ante malos resultados, desestabilizaría la de Ischia.
  • La falta de muñeca de este último para resolver los problemas de vestuario.
Muchos lo señalan como el principal responsable

Muchos lo señalan como el principal responsable

Por todos es conocido el desenlace. La pregunta ahora es: ¿Cómo se sale de esta situación?

El hincha propone que Bianchi asuma como DT, lo cual es imposible, por una cuestión contractual y de respeto del manager hacia el actual técnico. Por otra parte, con la reducción que él mismo aplicó a su propio sueldo, ahora el club se encuentra en condiciones de abordar la contratación de un entrenador de renombre. Alfio Basile es quien parte con mayores posibilidades por ser del gusto de Bianchi, de la dirigencia y de la hinchada (que recuerda su exitoso paso por el club). Además sería el encargado de limar asperezas y terminar con esta batalla de egos entre los referentes. Punto Uno.

¿Vuelve Basile? En el Coco parece estar la solución

¿Vuelve Basile? En el Coco parece estar la solución

Punto Dos: es evidente que el plantel necesita una depuración/renovación. Esto parece se esta aplicando (aunque en una manera indirecta) con la reducción de los sueldos de los jugadores lo cual provocaría la ida de algunos que sumado a la llegada de refuerzos (suenan Insúa, Clemente, Pavone, Bolatti entre otros) contribuirían a esto. El problema aquí es cómo hacer entender a los jugadores y a la hinchada que se debe prescindir de los primeros cuando estos son los artífices de la etapa más ganadora del club.

Punto tres: cuestión económica. Esto es sencillo, en Boca parece no haber efectivo (la pesificación/reducción de los contratos lo demuestra) pero si uno recuerda las últimas grandes ventas del club (Tévez, Gago, Banega) se pregunta a dónde fue a parar tanto dinero.

Estos serían a grandes rasgos los problemas que debe tratar de solucionar la actual dirigencia. Boca deberá reponerse o estaremos, quizás, ante la debacle del equipo más ganador de los últimos años. Aunque nunca es bueno dramatizar… Más vale prevenir que curar o, en este caso, lamentar.